Misión humanitaria

28 de diciembre 2013
En la caja de unos grandes almacenes, mientras dos chicas envuelven mis paquetes, escucho su conversación.
—¿Te has enterado de lo de Sevilla?
—Sí —responde la otra—. Bueno no, no. La verdad es que no veo nunca la tele, no soporto ver todo lo que ocurre ¡Siempre es horrible!
—Yo todos los años reparto leche caliente y bollos—, dice la primera.
—¿Dónde?
—En la puerta de la iglesia, antes de las ocho. Todos los años vienen los mismos.
—¿Y lo pagas tú?
—Claro tía ¿Qué te crees?
Me miran de reojo y bajan la voz. Siguen hablando sin que yo pueda entender lo que dicen. Pienso que tienen un horario esclavo, un contrato basura. Envuelven los paquetes con eficacia indolente. Nos deseamos feliz navidad y feliz año nuevo. Sonreímos al modo comercial.

Comentarios

Entradas populares