Imagen de Thomas Bernhard


Cuando salí de la unidad de salud mental, alguien me recomendó que leyera "El sobrino de Wittgenstein", obra autobiográfica de Thomas Bernhard. Al acabar su lectura recordé que veinte años antes había oído maravillas de Bernhard. También caí en la cuenta de que sentía una gran emoción, una calma completa, un estado de plenitud. Bernhard me había llevado a un palacio de angustia y ruina, de delirio y rabia. Quizá sea demasiado tarde para leer a Bernhard, quizá haya envejecido mal, quizá las traducciones lo hayan destrozado. Quizá ya no me guste tanto "El sobrino de Wittgenstein". Seguramente, soy ahora una persona distinta, alguien que no se reconoce en su pasado, alguien que no siente de la misma manera. Dicen que los libros de Bernhard más interesantes son sus obras autobiográficas.

Entradas populares